Título SEO: 6 elementos a considerar para aportar valor en buscadores

titulos-SEO-merakist-unsplash

Una persona promedio realiza diariamente entre tres y cuatro búsquedas por Google, según HubSpot. Se calcula que a cada segundo Google procesa más de 60 mil búsquedas, lo que se traduce en 5,6 mil millones por día. Con esa abundancia es más importante que nunca encontrar el título SEO adecuado para que las personas puedan dar con él al usar un buscador.

Un estudio de Databox con expertos en SEO determinó que un 36% cree que el título SEO de un artículo o posteo (el título que aparece en resultados de búsqueda), es el elemento de optimización más importante, seguido de los headers, la URL y las meta descripciones. Y dos de cada tres empresas (68,8%) cree que incluir palabras clave en la URL es esencial.

En este artículo revisaremos lo que rodea a un título SEO: a qué nos referimos con este concepto, cómo se diferencia del título de un posteo, cómo escribir con una extensión ideal y otras recomendaciones y buenas prácticas para optimizar los contenidos en buscadores, específicamente en Google.

Primero, despejemos un par de conceptos para que tengas claridad de qué hablamos cuando hablamos de un título SEO y cómo se diferencia de otros títulos y textos en un sitio web. Si buscas más información sobre optimización para SEO en general, revisa esta publicación del Laboratorio de Contenidos de Marca.

Qué es un título SEO o “title tag”

Un título SEO no es lo mismo que el título de un artículo o posteo. Como explica en su web la agencia de marketing digital Single Grain, el título de un posteo es lo que en HTML se llama el título H1 o encabezado H1. Ese título es el más grande en una página.

Por otro lado, el título SEO es lo que aparece en los resultados de búsqueda. Es el primer título que la persona verá; es decir, el primer indicador sobre lo que hay en esa página y si vale la pena hacer clic para revisarlo. También se suele hablar de ese título SEO como el “title tag” o “page title”.

Según la empresa HubSpot, si tu objetivo es mejorar el click-through-rate (CTR), tienes que aprender a optimizar los “title tags”. Para eso existen herramientas como Yoast, que se integran a administradores de contenido como WordPress. A través de esas herramientas puedes agregar títulos SEO como una meta descripción o con palabras clave, además de verificar el grado de cumplimiento de optimización para buscadores.

Sí, el título SEO puede ser igual al título H1. Pero existen algunas diferencias a considerar.


💡 Un boletín para mentes fanáticas del marketing de contenidos

¿Quieres recibir recursos, tendencias e ideas sobre marketing de contenidos para aplicar en tu trabajo? Suscríbete para recibir el boletín quincenal del Lab.


La diferencia entre un título SEO y el encabezado H1

Tanto un título SEO como un encabezado H1 persiguen un mismo objetivo: que el usuario haga clic e ingrese para revisarlo. Pero esa acción ocurre en espacios distintos. Como mencionamos, el título SEO es lo que se ve en los resultados de búsqueda. Es decir, el usuario aún no entra al sitio. En cambio, el encabezado H1 apela a quienes ya entraron en tu sitio web y eventualmente pueden hacer clic en otros contenidos.

Single Grain enumera tres ideas para pensar mejor las diferencias entre un título SEO y un encabezado H1:

  • Primero, la extensión. Un título H1 puede ser más largo y así contener más contexto, al tiempo que capta la atención del usuario. Esa extensión puede ser útil para quienes ya están en tu sitio, pero no necesariamente para quienes ven tu página en un resultado de búsqueda; ahí el título puede aparecer incompleto si es muy extenso.
  • Segundo, las palabras clave. Puede que la palabra clave (keyword) esté en el título SEO, pero no en el título H1, ya que no encaja con el estilo o la narrativa. Además, puede que el artículo tenga más de una palabra clave y una está presente en el título SEO (para quienes buscan) y otra en el título H1 (para quienes ya están en el sitio).
  • Tercero, el formato. En la landing page puede existir un título tipo lema o eslogan que no es lo suficientemente descriptivo para el título SEO, por lo que no son iguales.

Según la empresa Yoast, son dos los objetivos que debes perseguir al escribir un título SEO: te debe ayudar a rankear mejor a través de una palabra clave y debe hacer que el usuario quiera hacer clic para entrar a tu página.

Veamos algunas recomendaciones para poder acercarnos a ese objetivo.

Escribir un título con la extensión precisa para SEO

Como mencionamos anteriormente, si tu título SEO es muy extenso, no aparecerá completo en los resultados de búsqueda

La empresa Yoast hace una distinción muy precisa. No hablan de “largo” de un título, sino que de “ancho”. Esto porque Google tiene un límite de píxeles para desplegar un título en los resultados. Si el texto es muy extenso —muy “ancho”—, Google lo cortará y pondrá una elipsis, los tres puntos que indican que hay algo más que no se alcanza a mostrar.

¿Cómo se traduce ese límite de píxeles en letras y palabras? Según el Search Engine Journal, un sitio especializado en información sobre SEO, habitualmente se recomienda que los “title tags”o títulos SEO se muevan entre 50 y 70 caracteres. Este estándar, sin embargo, no es una práctica oficialmente reconocida por Google; simplemente se trata de un consenso de la comunidad SEO en función de lo que el buscador despliega en sus resultados.

El Search Engine Journal menciona que la extensión máxima de 70 caracteres no tendría relación con el ranking que hace el algoritmo de Google. Es simplemente un límite visual que bien vale la pena considerar al momento de escribir tus títulos SEO.

Usar la keyword precisa (y también las secundarias)

En la escritura para SEO las palabras clave (keywords) son parte integral de la estrategia de posicionamiento. Para la empresa Moz, especialista en software de posicionamiento, las keywords deben estar al comienzo del título SEO para que tengan más impacto en los rankings de búsquedas. En ese sentido, no recomiendan que el título esté repleto de información como nombres, categorías, subcategorías y solamente al final el nombre del producto.

Por ejemplo: [Marca] – [Categoría del producto] – [Subcategoría del producto] – [Nombre del producto]

“Títulos como este ejemplo traen información repetitiva y brindan muy poco valor único a primera vista. Además, si los motores de búsqueda cortan un título como este, la parte más exclusiva es la que tiene más probabilidades de desaparecer”, dicen en Moz.

Es la misma recomendación que hacen en HubSpot: no pongas el nombre de la empresa al comienzo. “Aprovecha el hecho de que los motores de búsqueda dan más peso a las palabras que aparecen al principio del título de una página. Forma tus títulos usando primero las frases de palabras clave y luego el nombre de la empresa, si tiene sentido”.

Si no puedes incluir la keyword principal, en HubSpot sugieren incorporar al menos una variante de la palabra clave que pueda satisfacer la búsqueda del usuario.

En Ahrefs, la empresa de software SEO, plantean que así como la palabra clave principal es importante, las secundarias también tienen algo que aportar en el posicionamiento. Un dato demoledor: los análisis de Ahrefs determinaron que una página que rankea en primer lugar de resultados de búsqueda también tendrá un buen posicionamiento para otras 1.000 palabras clave

Ese ejemplo es básicamente la versión SEO de la “cola larga” que acuñó Chris Anderson en la revista Wired el año 2004: así como hay algunas keywords muy populares, en la cola larga existe una cantidad de keywords secundarias que, en volumen, puede ser tanto o más atractivas de explorar para el posicionamiento.

Escribe un borrador de tu título SEO

La mayoría de los artículos con recomendaciones sobre escritura de títulos SEO mencionará algunas características casi universales. Por ejemplo, escribe para el usuario, no para el buscador. En HubSpot aclaran este punto: “Esto significa que el título de tu página debe ofrecer algo útil a su lector. Por lo general, será información que los ayude a comprender mejor un problema o los acerque a una solución”.

Este consejo es primordial, puesto que es fácil concentrarse exclusivamente en la optimización y en el uso de keywords, pero descuidar la experiencia de usuario. “El title tag es la primera interacción de un nuevo usuario con tu marca a través de una búsqueda orgánica; debe transmitir el mensaje más positivo y preciso posible”, dicen en Moz.

Este tipo de escritura debe ser directa, plantean en Single Grain. “Los títulos SEO a menudo se benefician de ser extremadamente directos. Puedes ser creativo, pero también quieres decir exactamente de qué se trata la publicación de la manera más breve posible”.

En Ahrefs proponen tres reglas para escribir el primer borrador de tu título SEO:

  • Céntrate en la descripción. Debe describir certeramente lo que la página o posteo trata y establecer las expectativas del usuario.
  • Manténlo corto. Recuerda el rango de extensión de 50 a 70 caracteres, pero también deja algo de espacio para ir probando.
  • Incluye las palabras clave. La principal keyword debe estar en el título SEO. Y también las variaciones que se pueden beneficiar de la “cola larga”.

Ejemplos: plantillas o fórmulas de título

La recomendación vuelve a reiterarse: escribe para las personas primero y luego para el buscador. Si tu contenido aporta valor, preocúpate de que eso quede claro en el título SEO que aparecerá en los resultados.

En ese sentido, hay algunas cualidades que todo usuario tiende a valorar y que pueden reflejarse en el título SEO. En Ahrefs mencionan que es importante la profundidad y exhaustividad del contenido; el uso de listas; la velocidad o brevedad; la frescura del contenido; y la presencia de la marca.

Dicho eso, revisemos algunas propuestas de estructura de título SEO que propone Single Grain y que pueden ayudarte a poner por escrito algunos de los conceptos e ideas que hemos compartido en este artículo.

  • Artículos tipo listas. [Número] + [Sustantivo tipo: pasos, modos, tácticas, estrategias, etc.] + [Objetivo]. Por ejemplo: “10 recomendaciones para poder dormir bien de noche”.
  • Artículos tipo tutoriales. [Objetivo] + [Dolor o pérdida del usuario]. Por ejemplo: “Cómo eliminar el historial de navegación en tu navegador”.
  • Estudio de caso. [Cómo] + [Marca, producto, servicio] + [Uso, resultados]. Por ejemplo: “Cómo el uso de un smartwatch aumenta el bienestar en la salud”.
  • Artículos de impacto. [Por qué] + [Motivos para actuar o preocuparse]. Por ejemplo: “Criptomonedas: 5 razones por las que debes cuidar tus inversiones en este mercado”.
  • Artículos de soluciones. [Cómo] + [Pérdidas o dolores del usuario]. Por ejemplo: “Email Marketing: cómo escribir un correo que no haga perder tiempo a tus destinatarios”.

Prueba estos formatos, crea otros que se adapten al contenido que quieres posicionar, entrena el uso de keywords y ajusta el tono y el valor que deseas aportar con cada contenido. Si el título SEO refleja esos atributos, ya tienes un buen camino recorrido.

Foto destacada: Merakist en Unsplash.

Artículos relacionados